Examine Este Informe sobre challas por mayor

137 incluso internacional. Es más, sí los hubo, desde la cantante y actriz Maruja Ravanal, los actores Ramón Núñez y Archibaldo Larenas, la escritora Pía Barros y el pintor Claudio Excelente hasta los músicos Quelentaro y Los Hermanos Bustos, entre otros. Pero, todos ellos realizaron la mayor parte de su carrera fuera de Melipilla, incluso Núñez y Magnífico comenzaron su formación fuera de la zona desde muy jóvenes. A pesar de la escasa profesionalización y la temprana éxodo del artista, Melipilla sí se nutrió de shows de talla Doméstico e internacional. Desde las zarzuelas que llegaron a principio de siglo o el radioteatro de comienzos del cuarenta, hasta el Súper Show 007 de Oscar Arraigada, los Niños Cantores de Viena, la Banda Sinfónica u obras de importantes compañías teatrales de Santiago, se pudieron ver en los teatros. Empero, estos eventos no tenían un raigambre local, en muchos casos ni siquiera una contraparte, impidiendo que artistas o agrupaciones de la zona se vieran directamente beneficiados por un intercambio de conocimientos y experiencias que hiciera crecer el crecimiento de alguna disciplina a nivel Circunscrito. Por ejemplo, en 1987 llegó la Orquestina Sinfónica traída por Roberto Mesa al Gimnasio Alberto González, pero Melipilla no contaba con una orquesta profesional o de aficionados. En este aspecto, el caso igualmente paradigmático lo representa Eduardo Mallea. Delegado cultural por inclinación, trajo una serie de actividades artísticas, y durante parte de la década de 1970 se pudo dialogar de un florecimiento de las artes performativas al tejadillo del Cinematógrafo Palace, lo cual no perduró, en gran parte adecuado a esta falta de apropiación ciudadana de los recintos, que se empalmaba con una inexistente política cultural de fomento de las artes, menos con los rudimentos orientadores de la dictadura marcial y su búsqueda de un nuevo Chile.

247 El Labrador, 7 de junio de Melipilla seguía su vida sin tanta alboroto como en otras zonas del país, aunque un tanto dislocada en su mojigato carácter por los espectáculos que comenzaban a llegar a través de locales nocturnos como el night club Passapoga, sito a pocas cuadras de la Plaza de Armas, y shows revisteriles en el Cine Palace. La queja de la JUM fue que los encargados de esta clase de espectáculos, fijan su observación no en lo primoroso sino en lo crematístico, ubicándolos en la disminución categoría de lo mercantil. Lo negativo de estos espectáculos no se limita sólo a lo anterior, sino que asimismo se debe adicionar la abandono total de censura en lo que a perduración se refiere; la mujer es considerada vil mercancía, que en lado de enaltecerla, es denigrada como tal 248. Las dos caras de esta ciudad que se escandalizaba por lugares que siempre existieron, eran perceptibles para cualquier persona que observara a su aproximadamente. Para Pía Barros 249 asimismo. La escritora nacida y criada en Melipilla, para los abriles setenta se arrimaba a una adolescencia y pubescencia en que percibía un doble estándar evidente en diversos ámbitos. Melipilla siempre fue el ejemplo de las violencias, de las violencias peores, de las violencias de clase, de tipo, los huevones ataqueándose el pecho en misa y tirándose a todas las cabras que podían, los lugares de la Iglesia para los pirulos adelante y la resaca antes. Pocos lugares reflejan tan bien la mierda que somos como Melipilla, con el estereotipo del dueño de fundo, que lo es el almacenero incluso en su barriada, con una cantidad de reglas no dichas, porque 248 El Labrador, 2 de octubre de Sobre la autora y su bibliografía: (Revisado en: diciembre de 2011)

24 No utilice productos abrillantadores, en el radiador o en los muebles próximos. El interior caliente del radiador puede producir olores de parafina procedentes de los vahos del abrillantador que tardaran algunas horas en desaparecer. No intente reparar el radiador usted mismo. En caso de avería o filtración otro fallo, falleba la válvula que se encuentra al costado del artefacto, si el problema está antaño de la llave de corte, diríjase al pasillo de su piso y cerradura la lleve de paso de corte Militar y contáctese al depto. de post ventas de la inmobiliaria. Los radiadores tienen garantíTriunfador limitadas otorgadas por el fabricante y es de un año 9. SISTEMA DE RECOLECCIÓN DE BASURAS. En el edificio se ha instalado un doctrina de ductos para la casa recoleta de basuras. En cada tierra existen tolvas para la recolección de la basura, la cual es vaciada a través de un ducto a un tarro plástico, emplazado en nivel subterráneo, donde se almacena para su posterior retiro.

138 nados procesos amplios de cambio social o factores exógenos, en conjunto con los recién mencionados tres factores internos, confabulan para consagrar la desaparición definitiva de los teatros en tanto espacios primordiales de socialización. Y éstos amplios procesos de cambio social a los que se hace referencia son dos: la dictadura marcial comenzada en 1973 y el crecimiento tecnológico de otros soportes de apreciación artística. a. Dictadura militar y maniquí crematístico El ataque de estado de 1973 y la dictadura que le procedió es más que un hito político. Es todavía un engendro social y cultural que condiciona diversos aspectos de la vida de Melipilla. En términos generales, desarticula los vínculos sociales, persigue políticamente determinadas expresiones artísticas, crea un clima de desconfianza y miedo a exponerse públicamente, establece políticas restrictivas de la expresión y, para colmo, impone un tipo de arte y Civilización oficiales. Vencedorí y todo, en Melipilla se pudo observar que durante los primeros primaveras de la dictadura hubo una gran cantidad de actividades artísticas, aunque con cada momento último participación de la ciudadanía. Y claro, si los shows de suspensión nivel eran en su mayoría espectáculos venidos desde fuera. Figuraí es como se deja notar un primer aspecto del mengua de la actividad social en torno a los teatros. En los primaveras ochenta se vuelve más oscura la situación para los teatros melipillanos y la actividad en torno a estos cae de forma considerable, facilitado en gran medida por el terremoto de Por otro ala, el arte y la cultura oficial eran promocionados desde los ápices jerárquicos de la dictadura, los cuales eran diametralmente diferentes a los espectáculos que florecían durante los sesentas.

63 to. La razón estaba en que el agradecido director nacional José Bohr rodaba, en octubre de 1943, en la ciudad y en sus campos, la cinta Flor del Carmen. Absolutamente toda la ciudadanía estaba enfervorizada por ver cómo se hacían las películas, cómo eran los actores y qué eran las cámaras. Amanda Labarca, creadora del argumento de la cinta, había preferido las locaciones melipillanas para la filmación y esto insuflaba el pecho de los locales a niveles tan exagerados como cándidos. La filmación en nuestra región de la cinta Doméstico Piropo del Carmen podrá ofrecer otra nueva oportunidad a Melipilla para clasificarse entre las regiones fotogénicas por decirlo Vencedorí. Nuestro gloria y nuestra Entorno diáfanas, nuestros paisajes vecinos de incomparable belleza, nuestros bosques con árboles seculares, son telones artísticos ofrecidos por la naturaleza al nuevo arte ( ) Una de estas tardes se filmó en nuestra calle principal una decorado que dio vida y animación al centro comercial. Los paisajes de nuestros cármenes vecinos, son admirables en riquezas de vela y de sombras adivinarán colorido inusitado a la cinta 168. Carlos Mondaca, Blanca Valdivia y Elena Puelma conformaban parte del elenco del filme. Delante tan buena admisión de la ciudad, accedieron a la petición de la Cruz Roja Particular para ofrecer una función en el Serrano, como forma de cobrar fondos para su causa. El equipo comandado por José Bohr acudió al circuito sin saber que el clima entre el empresario a cargo de la concesión y el municipio, Figuraí como buena parte de la sociedad y para qué opinar la embajada de Estados Unidos, Cuadro muy malo. 168 El Labrador, 17 de octubre de A tal nivel llegó el tedio o derechamente el odio contra el italiano que, de acuerdo a su versión de los hechos, ese día se le pidió que por favor no estuviera en la función.

12 privados persiguen racionalmente la maximización de sus intereses 27. En este último caso, el centro de la integración social no sería el espacio del teatro, sino que el mercado. Pero en el caso de Melipilla, el Mercado tuvo baja importancia, debido a su poca duración por los no obstante lejanos inicios del siglo XX 28. Incluso la coetáneo Feria 29 emerge cuando sin embargo existe propiamente una extensión del hacienda capitalista como forma de coordinación económica. Sin bloqueo, es menester destacar el aspecto socializador eminentemente ritual de la feria contemporánea chilena, del ver y estar al igual que en los teatros, donde los individuos salen a su acercamiento en el ámbito de las relaciones cara a cara Op. cit. Cousiño, p Gracias a la revisión de prensa que realizamos a lo grande de la investigación, hemos podido identificar que, efectivamente, en Melipilla hubo un Mercado Central de la ciudad, sin embargo, éste tuvo una duración breve, remontándose a la lapso de 1910 (ver página 72). 29 Existe información contradictoria respecto de la aparición de la Feria Desenvuelto en Melipilla. Hernán Bustos, autor de Historia de Melipilla, data la creación de la primera feria osado de la ciudad el 2 de febrero de 1947 (al respecto: Bustos, Hernán, Historia de Melipilla, Melipilla, Ají, Ilustre Municipalidad de Melipilla, 2010, p. 231). Sin embargo, de la revisión de fuentes documentales, hemos podido establecer que el origen de la primera feria libre al menos la primera del siglo XX data de Ahora perfectamente, lo que actualmente se conoce como la Feria Libre de Melipilla corresponde a la Asociación Gremial de Ferias Libres y se fundó en El emplazamiento que ocupan las transacciones monetarias en la Feria debe ser matizada también a través de otras dos prácticas realizadas a diario en estos espacios de coincidencia social, que son el fiar de los feriantes a aquel amigo o conocido sin cobrarle intereses, lo que no sería propio de una Bienes propiamente monetaria. Y la dinámica variación de los precios en cuestión de pocos minutos, por razones que muchas veces no tienen que ver con el grado de la demanda ni con el valía de cambio, sino con el valía de uso de los productos. Siempre los precios al inicio de la Feria son los más caros, esto porque se pueden conseguir los mejores productos en ese momento, y no en torno a el final. Por lo tanto, la escasez no hace subir el valía de los productos, sino, muy por el contrario, estos bajan fuertemente acertado a que los que van quedando son los de peor calidad.

80 cios justos y dos preocupaciones de la sociedad melipillana: que las instalaciones estuvieran en buen estado, y que las películas no fueran pasadas antiguamente en teatros de alfoz de Santiago, puesto que eso no obstante significaba que llegaban atrasadas y malgastadas. Esto se cumplió hasta donde se pudo, pues Pérez se preocupó de ataviar el edificio lo mejor posible, mas los abriles de funcionamiento se le notaban. Manuel Ribera fue refrendador de estos díGanador de fines de la período de Ex pupilo de la Escuela Parroquial, sin trabajo, llegó a sumarse al staff de cinco personas que laboraban en el Serrano gracias a contactos y conocidos. Su día consistía en hacer el aseo de las dependencias por las mañanas, luego cortar los boletos en las funciones de matiné, vermouth y Indeterminación. Incluso le tocaba acomodar al conocido, avisar de algún desorden y poner el candado para regresar al día próximo a repetir una rutina intensa. Se llenaba el teatro. Teníamos funciones todos los díCampeón en rotativo, a veces hacíamos matiné, particular y Indeterminación. La matiné empezaba a las dos de la tarde y salía como a las cinco. A las 6 empezaba la específico, esa salía como a las 8 y media. Posteriormente se hacía un aseo rápido y empezaba la función nocturna, recuerda, con la explicación clara de las razones del éxito de audiencia que abarrotaba una y otra momento la sala. Instalado en la alborada de un cambio generacional que no dejaría impávido ni a Melipilla ni al mundo, Vera recuerda que: Era la única entretención que había en Melipilla. Se llenaba, había filas de Clan, especialmente para las de Cantinflas, las mexicanas, a veces pasaban películas de cowboy, seriales, que igualmente eran muy buenas.

20 fiestas locales: el Carnaval (en el mes de febrero), las fiestas patrias (17, 18 y 19 de septiembre), el aniversario de la ciudad (11 de octubre), la Fiesta de la Primavera (octubre y/o noviembre) y el año nuevo (31 de diciembre). Todas ellas contaban con la existencia de buen clima para actividades al meteorismo atrevido. Y bajo techo se añadía el espectáculo de los circos, la entretención más sonada para una ciudad de tierra y carretas, con permanentes visitas y estadíTriunfador prolongadas en los céntricos y diversos espacios que se les facilitaban para su funcionamiento 61. En este préstamo o arriendo, siempre las autoridades acordaban con el dueño o administrador del circo la posibilidad de hacer reuniones masivas y actos para la comunidad, tomando en cuenta la amplitud y el carácter popular de los circos, que no existían en otro recinto cerrado. El panorama melipillano en el epílogo del siglo XIX Bancal el de un municipio muy pobre en el marco de una efectividad consonante. Se tenía para subsistir, pero el hacienda consistorial pedía apoyos hasta para empedrar una sola calle y asfaltar una simple vereda. El hospital subsistía por el cortesía de la caridad y la abnegada bordado de las Hermanas Hospitalarias; el agua se sacaba del río Maipo; las iglesias de La Merced y San Agustín no tenían torres; los árboles plantados por la municipalidad como gran inversión en 1897 se habían secado; los 150 faroles a parafina para iluminar las calles no podían funcionar por la merma del presupuesto y sólo se encendían los cercanos a los edificios públicos. 61 Variadas fuentes datan la venida de circos a Chile en diversas fechas, que abarcan la segunda medio del siglo XIX y los inicios del siglo XX. Entre ellos están el circo a cargo del jinete ecuestre Giuseppe Chiarini, entre los años 1864 y 1869; por otro flanco, en 1884 en lo alto al puerto de Valparaíso el Circo Toutman de la familia Pacheco; y en 1907, se anuncia en el diario el Tarapacá la venida del Circo Océano a Iquique.

93 en medio de una verdadera batalla permitido y política. No fue dócil sublevar tamaño edificio. Vencedorí queda de manifiesto en la crónica del boletín El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este cine, por razones legales, el manifiesto comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada individuo de los espacios que se habían izado. Si correctamente el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en días acotados y no de modo permanente. Era el teatro o cinematógrafo, finalmente, un negocio y podía funcionar perfectamente, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del atractivo que presentaba el cinema mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un emplazamiento de mayor envergadura. Toda la plazo de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el campo del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La arrebato de cultura popular era creciente y la pequeña ciudad no Bancal ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la lozanía en averiguación de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Unidad de los medios para conectarse con ese mundo era la revista de gran pantalla Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación tierno que por grande tiempo fue la más comprada del país.

) Historia de América Latina, Tomo 12: Política y Sociedad desde 1930, Barcelona, Crítica Grijalbo Mondari, 1997, pp Sobre el levantamiento de Culiprán en 1965 véase aún: Céspedes, Rubén, Historia Caudillo de Culiprán: , Santiago de Chile, Ediciones Manifiesto, Sin bloqueo, estimamos que la data que proporciona Peña, de febrero de 1965, no es precisa, luego que el levantamiento ocurrió el 18 de octubre de geniosa estrategia para captar sabido: los viernes de moda. Dedicado a las niñTriunfador de la sociedad de Melipilla 114, los viernes de moda buscaban atraer a este sector etário con cintas especiales para ellas y un premio: aparecer en la pantalla del séptimo arte en las funciones venideras. Para participar, debían inscribirse en el mismo teatro, anotar sus nombres y tomarse una foto. Por votación de los asistentes en cupones que les eran entregados, se dirimía a la ganadora cuya Rasgos sería proyectada en el ecran 115 del Teatro Colón. Y las señoritas asistían, al igual que los mayores, encantando a la sociedad melipillana con la vuelta del circuito de calle Valdés, que bajo la Delegación de José Vizcaya presentó en los primeros meses un nuevo decorado y, sobre él, a la cantante y bayadera Paquita Sevilla. En la pantalla, cintas francesas, italianas y estadounidenses, con historias de cowboys y aventuras como Vigésimo Mil Leguas de Alucinación Submarino copaban Colección y platea. Todas las películas seguían con el remoto formato de publicidad anunciando a cada una de ellas como la edén del séptimo arte y las mejores del mundo. Incluso una que le costaría el negocio a Vizcaya, llamada El Triunfo de Venus, se promocionó durante un mes bajo el eslogan de la gran cinta de desnudos artísticos 116. El filme retrataba la historia de Hermosura con un escultor, mostrando actrices desnudas sacadas de una entidad de coreografía. Para avisar problemas se restringió la asistencia a menores de edad, pero esto sucedió en el Melipilla de 1921 y 114 La Patria, 3 de febrero de En francés quiere afirmar pantalla, y se usaría con los primaveras para denominar el telón donde se proyectaban las películas y para nombrar a la revista más importante que existió en Ají sobre el cinematógrafo y la industria cinematográfica, que circuló entre 1930 y La Estado, 20 de febrero de

Es importante destacar que se debe evitar el lanzar otro tipo de medios, como pañales, algodones, toallas absorbentes, toallas femeninas, etc., por cuanto no están diseñadas para su disgregación en agua, lo que puede producir tapones en el mismo artefacto, o en otros lugares de las descargas generales. La empresa constructora se reserva el derecho a efectuar los cobros correspondientes a los gastos efectuados debido por reparaciones cuya causa se debe a no cumplimiento de estas precauciones y recomendaciones. 6.3 Accesorios de Baños. En los baños se cuenta con los siguientes accesorios: Jabonera, Percha y Porta rollo. Cada uno de los accesorios está fijado al tapia con tarugo y sellado con silicona. En el caso de los asientos de WC, estos están fijados con pernos metálicos, en unas perforaciones exclusivamente destinadas para esto, que permiten regularla con facilidad. En el caso de las duchas, éstas se atornillan a las griferíFigura y se fijan al pared con tornillos siendo a la tiempo selladas con silicona con fungicida.

Precauciones: No debe ejecutar perforaciones en pisos, cielos o muros, pero que podrían producir daños o roturas en la Nasa. No efectuar modificaciones de tabiques que contengan medios correspondientes a la instalación de agua, sin consultar con el proyectista de la Inmobiliaria y/o Administración. Cualquier modificación deberá ser ejecutada por personal autorizado por la SISS, sin embargo que cualquier problema de filtración causará daños en el sección afectado y en los demás que se encuentran debajo de éste. La empresa constructora se reserva el derecho a efectuar los cobros correspondientes por los gastos efectuados por reparaciones cuya causa se debe a cualquier intervención no autorizada, en el caso que sea requerida su presencia. La administración del edificio deberá apoyar un entendimiento de mantención con el instalador, o con cualquier empresa autorizada por éste. Este requisito es indispensable para la vigencia de las garantíVencedor de su sección o de las áreas comunes. No forzar las llaves de paso, tanto en la transigencia o en el cerrojo de éstas, luego que se podrían estropear las gomas y producir goteras.

18 una escuela fiscal se arruinaron hasta los cimientos, estimándose en más de doscientos mil pesos las pérdidas sufridas en esta localidad por el Fisco 51. Para el año 1907 Melipilla en su radio urbano tenía una población aproximada de 6 mil personas 52, repartida entre la ciudad y un vasto campo, donde lo urbano estaba circunscrito a menos de 10 hectáreas al interior de las calles Vicuña Mackenna, al norte; Manso, al sur; Pardo, al poniente y Alcalde, al oriente. Por lejos, su principal avenida Cuadro Vicuña Mackenna, no obstante que en ella estaba la temporada de trenes, que por estos años tenía conexión a Santiago, agregándose luego Santo Antonio, Ibacache y Curacaví. Todo lo que estaba fuera de este rectángulo correspondía a caseríos, chacras, grandes haciendas donde los campos mostraban cultivos de cereales y el challas en meiggs verde de una fisonomía plagada de árboles, arbustos, canales y esteros. Lo único fuera de estos límites, pero que se ligaba a la vida citadina, Cuadro el hospital, el cementerio, el parque municipal y la cancha de El Llano, al sur de la ciudad. A pesar de que ahora esas dimensiones se puedan considerar pequeñCampeón, Melipilla Cuadro cabecera del Unidad del mismo nombre y pertenecían a su jurisdicción las zonas de Culiprán, Loica, El Monte, Alhué, San Antonio y Curacaví. Figuraí, desde estas localidades debían ir a Melipilla para sus trámites 51 Rodríguez, A. & Gajardo, C., La catástrofe del 16 de agosto de 1906 en la República de Pimiento, Santiago, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1907, p Según el censo de 1907, en el Melipilla urbano vivían personas, siendo mujeres y hombres. En tanto, en el Melipilla rural vivían 5.668, con hombres y mujeres. Al respecto, véase: Comisión Central del Censo, Memoria: presentada al Supremo gobierno por la Comisión del Censo, Santiago de Chile, decenas de personas.

Por su parte los flexibles que conectan las griferíGanador y artefactos deben ser cambiados por el propietario al menos cada año y deben ser revisadas constantemente por el propietario. Los reemplazos de los flexibles debe realizarlo personas calificadas para ello. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistor de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíFigura. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistor de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíFigura. Cuando se produzca una filtración por pequeña que sea, Usted debe cerrar inmediatamente la válvula de paso del circuito enseñada al momento de la entrega. Si Usted ejecuta el procedimiento de su responsabilidad, en cuanto a la mantención, no ha forzado la grifería al cerrar o rajar y/o cambia la empaquetadura correspondiente y al momento de alcanzar nuevamente el agua la filtración se mantiene, contáctese inmediatamente con la Delegación del Edificio. En los artefactos sanitarios nos encontramos con tres instrumentos, el artefacto propiamente tal, la grifería y el desagüe. En relación a los artefactos su fianza está conforme a marca y recomendaciones proveedor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *